SP500 marca el camino. Ahora, le toca al resto de índices